La muerte y un poema devolvieron la solemnidad

• Anunció Andrade el sentido fallecimiento de la madre del diputado Moreno

José Pastor.- “Para ti, mujer abnegada, mujer trabajadora,
para ti mujer, va hoy esta flor y mi canción.
Para ti, dulce, tenaz y sacrificada luchadora,
para ti, todo mi respeto y toda mi admiración”.


No es un poema, es la canción “Para ti, mujer trabajadora” de Julio César Pavanetti Gutiérrez, y no es parte del repertorio que semana a semana tienen las personas de la tercera edad que se reúnen en el restaurante “La Naval”.


Ni siquiera fue entonada en este lugar o algún bar para trovadores, fue recitada en la máxima tribuna del Congreso del Estado por la diputada local Martha Lilia Chávez González, justo antes de presentar la iniciativa de Ley Estatal de Asistencia a Madres Solteras Jefas de Familia.


El público asistente se extrañó que cuando el presidente de la mesa directiva, Eduardo Andrade Sánchez le dio la palabra, no hubiera exclamado inmediatamente el tradicional “con su permiso señor presidente”.
Empezó con ese verso, para después explicar de dónde procedía e inmediatamente pedir permiso para hacer uso de la tribuna, lógicamente seguido de una felicitación a las diputadas que son madres de familia.


Pero el tinte melancólico ya estaba desde antes de que ella subiera a la tribuna, pues justo durante el inicio de la sesión, Eduardo Andrade Sánchez hizo una variante para pedir la atención y respeto de todos los asistentes.
Y es que anunció el sentido fallecimiento de la mamá del diputado local Gustavo Moreno Ramos, quien por obvias razones, justificaba su inasistencia.


Se hizo llegar de manera pública el pésame al diputado, de quien aún se recuerda mucho cómo amaba tanto a su madre, tal como lo reveló hace tiempo en una entrevista exclusiva:


“En mis tiempos libres yo me dedico a ver a mi mamá (…) platico con ella, estamos juntos. Le llevo los dulces que a ella le gustan y cuando hay necesidad de llevarle una medicina, porque ya tiene su edad, le llevamos la medicina, porque hay que cuidar a sus padres. Los dulces que le gustan a ella son los jamoncillos, los dulces de calabaza. Bueno también a nosotros nos gustan. A mí me da gusto llevarle sus regalitos, también a la familia, estar con ellos”.


Hoy ese momento le devolvió la solemnidad al recinto legislativo, esa que muchas veces se ha perdido por la torpeza de algún diputado o por los intentos de debate que aún no han madurado.
La sesión transcurrió de manera respetuosa, hasta los personificadores impuestos sobre las curules de los diputados panistas con la leyenda “No a la tenencia”, se incorporaban a ese aire silencioso.

Deja un comentario

EL CHANEQUE

Mami qué será que se va a ir el Negro…

Resumen informativo